CÓMO MEJORAR LOS RESULTADOS DE LAS INVERSIONES DE MEDIO PLAZO EN BLUE CHIPS


Blue Chip

El término blue chip en economía bursátil se utiliza para referirse a empresas bien establecidas, que tengan ingresos estables, valores sin grandes fluctuaciones. La mayoría de las blue chip establecen de forma regular el pago de dividendos, incluso si la empresa atraviesa una situación más desfavorable que de costumbre.

Como curiosidad, esta expresión viene derivada de las fichas azules de los casinos, que representan los valores máximos.

En España se suelen considerar "blue chips" a los siguientes valores del Ibex 35: Banco Santander, BBVA, Telefónica, Iberdrola, Repsol y en los últimos años, se ha ganado el derecho propio de entrar en este selecto grupo Inditex.

 
Comprando acciones de Blue Chip

La primera aproximación a la bolsa de cualquier inversor sin experiencia, suele ser a través de estas empresas. Como su propia definición indica, son empresas estables, en las que todos confiamos y también de las que más se habla en los medios de comunicación. Si a esto le añadimos que suelen repartir un dividendo interesante, se convierten en las  candidatas ideales para comprar nuestras primeras acciones en la bolsa.

Si esperamos que la economía vaya bien y las bolsas suban, compramos cualquiera de ellas, con el argumento de que si el IBEX va a ir bien, como estas empresas son las más importantes dentro de IBEX, pues seguro que también irán bien. La selección de cuales de ellas comprar y qué cantidad invertir, suele ser inicialmente un tema de sensaciones, preferencias personales, corazonadas o recomendaciones escuchadas en los medios de comunicación.

Este tipo de inversión tiene habitualmente una idea de inversión a medio plazo. Compramos las acciones y esperamos que en dos o tres años podamos tener una buena rentabilidad.
 

Estrategias alternativas

Aun siendo una estrategia correcta para comenzar la inversión y ganar confianza, en este artículo voy a desarrollar una mejora importante en esta estrategia que nos permitirá invertir con mayor seguridad y rentabilidad según nos confirman los datos estadísticos.

El IBEX 35, es un índice ponderado. Engloba las 35 mejores empresas españolas. Cada día, o mejor dicho, cada segundo, se coge la cotización de esas 35 empresas y en base a cuánto sube o baja cada una de ellas, se construye el índice. Pero como hemos dicho es un índice ponderado. Este significa que no todas las empresas influyen por igual en el cálculo. La ponderación se realiza en base a la capitalización de la empresa.  Cuando mayor capitalización tiene una empresa más influye a la hora de calcular el índice.

Las seis blue-chip antes mencionadas, representan actualmente el 60% del índice español. Esto hace que lo que haga el IBEX, dependerá en gran parte de cómo se comporten estas 6 empresas.

En un escenario alcista, en el que estamos convencidos de los la economía está mejorando y esperamos subidas en las bolsas y por tanto en el índice IBEX 35, si compramos para nuestra  cartera de acciones únicamente dos o tres de estas empresas, estamos haciendo una selección de las acciones que más creemos que van a subir. Podremos tener suerte y seleccionar las que efectivamente más suben, pero también podemos estar equivocados y que por alguna circunstancia extraordinaria, justo las acciones que hemos elegido sean las que menos suban en ese periodo.

Estamos dejando de lado un concepto clave en la inversión a bolsa: la diversificación. Cuanto mayor sea la diversificación de nuestra cartera, mayores serán las probabilidades de tener éxito. El jugárnoslo todo a una carta, puede darnos sus beneficios puntualmente, pero no es un método adecuado para obtener beneficios de forma consistente.
 

Invirtiendo mediante ETFs

Dicho esto, si en lugar de comprar acciones de una o dos empresas, pudiéramos comprar las 35 acciones que componen el índice del IBEX y además en la misma proporción en la que están incluidas en él, estaríamos seguros de que lo que suba el índice IBEX 35 sería igual a la rentabilidad de nuestra cartera. Poco nos importaría si la que más sube un día es Telefónica o los bancos o las eléctricas.

Esta teórica, que mediante la compra de acciones es inviable para el pequeño inversor, puede llevarse a cabo con un instrumento muy simple, que son los ETFs.

Los ETF son fondos de inversión, pero que cotizan como las acciones, es decir, tú los compras y los vendes como cualquier otra acción y cotizan en la bolsa como cualquier acción. Lo que hace el gestor del ETF es comprar por ti todas las acciones del índice y se preocupa diariamente en ajustar el número de acciones que tiene de cada empresas para que sea la misma que la ponderación que tiene en el IBEX.

Aunque hay muchos tipos de ETF’s que por lo general suelen replicar índices, en este caso nos vamos a centrar en los ETF’s que replican el índice IBEX 35. Actualmente son dos:

·         BBVA ACCION IBEX 35 ETF, FI (ISIN:ES0105336038)

·         LYXOR UCITS ETF IBEX 35 (DR)     (ISIN: FR0010251744

Comprando estas acciones, está comprando todo el índice IBEX 35 y obtendrás una rentabilidad similar a la revalorización del índice en dicho periodo.

Una ventaja adicional es que también estos ETF reparten dividendos. Como lo que en realidad tiene comprado el fondo son todas las acciones del índice, está cogiendo todos los dividendos que reparten esas acciones y dos veces al año, te reparte un dividiendo equivalente a la media de los dividendos del conjunto de acciones. Sueles ser aprox. 4% anual.

Veamos un ejemplo:

·         Si hace 3 años hubiéramos invertido comprando acciones de los blue-chip, hubiéramos conseguido las siguientes rentabilidades:   (la rentabilidad calculada incluye el dividendo cobrado)

Telefonica
23%
BBVA
49%
Santander
32%
Repsol
10%
Iberdrola
55%
Lyxor ETF IBEX 35
47%

 

·         En el caso de haber hecho la inversión hace 2 años los resultados hubieran sido los siguientes:

Telefonica
32%
BBVA
27%
Santander
32%
Repsol
17%
Iberdrola
64%
Lyxor ETF IBEX 35
40%

 

·         Y si la compra la hubiéramos realizado hace 1 año, el resultado hubiera sido el siguiente:

Telefonica
26%
BBVA
3%
Santander
10%
Repsol
3%
Iberdrola
29%
Lyxor ETF IBEX 35
12%

 

Este pequeño ejercicio, nos demuestra que efectivamente si acertamos con la selección adecuada de la empresa (en este caso si hubiéramos invertido todo en Iberdrola), podemos obtener en algunos casos, mejores resultados que a través del ETF, pero la inversión a través del ETF, nos elimina la incertidumbre de elegir en cuál de ellos invertir, dándonos unos resultados consistentes a lo largo del tiempo.

Desde aquí yo recomiendo la utilización del ETF sobre IBEX 35, como inversión alternativa a la compra de las blue-chip del índice, con un objetivo de inversión a medio plazo.

Ojo, porque la estoy comparando con la compra de los blue chip. La compra directa de acciones, sí que la veo sentido para operaciones más especulativas que pueden tener puntualmente revalorizaciones muy superiores

 

Un paso más: fondos de inversión Renta Variable Europea

Un paso adicional a esta estrategia, sería aumentar la diversificación de nuestra inversión.

Habíamos empezado invirtiendo en las acciones más “robustas” del mercado español y a través de los ETF pasamos a hacer una inversión global en el IBEX 35. El paso añadido, sería considerar el hecho de que España forma parte de la Unión Europea y que para bien o para mal, nuestra economía va de la mano de lo que pase en Europa.

Es la misma que el paso anterior. Si España va bien, es porque Europa en general va bien.  Cada país tendrá sus particularidades y unos irán mejor que la media de Europa y otros irán peor que la media Europea. Entonces, ¿por qué centrarnos exclusivamente en España y no diversificamos invirtiendo de una forma global la renta variable Europea?

El instrumento adecuado para hacer esto es a través de los fondos de inversión. Con ellos dejamos libertad al gestor del fondo para que en cada momento elije de toda Europa las acciones o el país que mejor crear que va a funcionar. El gestor es quien está pendiente en cada momento de comprar o vender las acciones según sus propios análisis.

Si Alemania es la que tira del carro, comprará acciones del mercado Alemán. Si en un momento determinado Alemania se estanca y hay grandes oportunidades en España, pues comprará acciones de España. Como en el caso anterior, si efectivamente es España quien mejor funciona en Europa, la inversión directa en el IBEX 35 será mejor opción que un fondo más general, pero la diversificación que tenemos en este instrumento, dará a medio / largo plazo, resultados más consistentes.

Existen multitud de categoría y subcategorías de fondos que invierten en Europa, pero para mantener nuestra filosofía de blue-chip, elegiremos un fondo de la categoría “RV Europa Cap Grande Growth” ó “RV Europa Cap Grande Value”. Estos fondos invierten en empresas de capitalización grande similares en tamaño a nuestros blue chip y la pabra Growth o Value indican el método en el que se basan para hacer la selección.


Vemos unos datos comparativos, siguiente el ejercicio del punto anterior:

en 3 años
en 2 años
en 1 año
Lyxor ETF IBEX 35
47%
40%
12%
Fondos Inversión categoría  RV Europa Cap Grande Growth
aprox. 65%
aprox. 40%
aprox. 18%
Fondos Inversión categoría  RV Europa Cap Grande Value
aprox. 70%
aprox. 38%
aprox. 17%
 

De igual forma que vimos en el caso anterior, aunque puntualmente en algún año la inversión específica en país como España o en unas acciones determinadas como los blue-chip puede ser mejor, la diversificación que ofrecen los fondos de inversión, nos proporciona unos resultados más consistentes.
 

CONCLUSIONES

Si eres de los que habitualmente comprar acciones de las blue chip españolas (Telefónica, Santander, BBVA, Repsol, Iberdrola) con el objetivo de tener una buena rentabilidad a medio plazo, te recomiendo dos formas de mejorar tus resultados con:

·         OPCIÓN 1: Comprar ETF Ibex 35

·         OPCIÓN 2: Comprar un fondo de inversión  de Renta Variable de la categoría RV Europa Cap Grande Growth ó RV Europa Cap Grande Value
 

Nota: en el presente análisis no hemos tenido en cuenta aspectos tales como las comisiones de las diferentes alternativas, y los diferentes tratamientos fiscales de cada una de las herramientas, que también tienen su importancia en la rentabilidad final obtenida. Este tema será objeto de otro comentario más adelante.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SEÑAL DE TRASPASO EN EL SISTEMA PLAN DE PENSIONES

ESTUDIO SOBRE POSIBLES VARIANTE AL SIST. PLAN PENSIONES

SISTEMA PLAN DE PENSIONES - SITUACIÓN A 31.03.2018